Inflación ¿por qué es tan importante?

El término inflación, en economía, se refiere al aumento de precios de bienes y servicios en un periodo de tiempo. Otra forma de definirlo es como la disminución del valor del dinero respecto a la cantidad de bienes o servicios que se pueden comprar con dicho dinero. Ejemplos: Un billete de autobús Madrid – Barcelona que costaba 30€ pasa a costar 35€, habrá una inflación de 5€. Yo con 30€ podía coger un billete de autobús, ahora no.

La inflación es uno de los aspectos más importantes de la economía, y de hecho, ha sido la causante de varias crisis económicas a lo largo de la historia cuando ha ocurrido una inflación descontrolada o hiperinflación. Un ejemplo típico es la Alemania de los años 20, donde había una inflación tan alta, que el dinero, cada día que pasaba, perdía valor, por ello los alemanes nada más cobrar compraban todo lo necesario para comer ese mes, porque seguramente a final de mes los precios se podían incluso triplicar. Se dice que era más barato empapelar una vivienda con billetes de marcos alemanes que comprar el papel para empapelarla.

La teoría económica dice que el marco ideal es una inflación anual moderada (alrededor del 2%). Ya que una disminución de precios, llamada deflación, tampoco es buena para la economía, ya que se entra en una espiral peligrosa: como los bienes y servicios bajan de precio, lo lógico es retrasar las compras y las inversiones (mañana será más barato), las empresas no ganan dinero y desaparecen, generando desempleo.

Para poder controlar la inflación hay que medirla, y la forma más común de hacerlo es creando una cesta de bienes y servicios ponderada según lo que se quiera medir. Por ejemplo, en España el índice que se suele usar es el Índice de Precios al Consumidor, IPC, que indica porcentualmente la variación del precio promedio de una cesta de bienes y servicios de un consumidor típico.

La inflación puede estar provocada por múltiples factores, pero los más destacables son la inflación de demanda y la inflación de costes.

La inflación de demanda sucede cuando la demanda de un bien sube más rápido que la oferta, y el sector productivo no se puede adaptar con rapidez. Ejemplo: Nos dicen que los plátanos previenen el COVID-19, por lo que todo el mundo irá a comprar plátanos como locos, mientras que la producción anual de plátanos a corto plazo seguirá siendo la misma, por lo que el precio subirá.

La inflación de costes sucede cuando los costes de la producción suben, por ejemplo por el encarecimiento de las materias primas, y las empresas mantienen sus márgenes mediante una subida del precio de sus productos. Ejemplo: Sube mucho el precio del petróleo, por lo que transportar plátanos desde Canarias hasta la península es más caro, como los productores de plátanos quieren ganar el mismo margen, subirán los precios de sus plátanos.

A veces se habla también de una inflación estructural, que se produce cuando se entra en una espiral de subir precios, subir salarios, subir precios… de la que es muy difícil salir. Es por ello que cuando hay inflación en un país, sobre todo provocada por el aumento de las materias primas, se oyen recomendaciones de tener moderación salarial. Si los sueldos suben, los costes de las empresas también, y se repercutirá dichos incrementos en los precios finales, con lo que se volverán a subir los sueldos… Puede que incluso la subida de las materias primas haya pasado y el país se quede encerrado en una espiral de inflación.

Una de las medidas más usadas para el control de la inflación son la decisión de los tipos de interés. Unos tipos de interés altos servirán para moderar la inflación y por el contrario unos tipos de interés bajos la aumentarán. Ejemplo: Si nos cuesta poco pedir dinero habrá más dinero en circulación y por lo tanto el dinero valdrá menos, si por el contrario nos sale caro pedir dinero el dinero valdrá más y los precios tenderán a mantenerse o disminuir.

Una cosa muy útil para entender tanto este concepto como otros es pensar en el dinero como si fuera un bien más que se puede comprar y vender, sujeto a la ley de la oferta y la demanda.

En la actualidad los tipos de interés están pasando por un hecho nuevo en la historia ya que están cercanos al cero o incluso negativos (y no se prevé que esto vaya a cambiar en el corto plazo). Tanto la Reserva Federal americana como el Banco Central Europeo a raíz de la pandemia están inyectando mucha liquidez (imprimiendo dinero), por lo que la inflación debería subir, cosa que aún no está ocurriendo por una serie de factores. Como dato decir que el IPC desde noviembre de 2019 hasta noviembre de 2020 ha variado en un -0,8%.

Un saludo. Sed legales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: